lunes, abril 07, 2008

En la boca tiene el alma una de sus puertas

Eduardo Galeano
Félix Valderrama acaba, sin saberlo, de reiniciar este blog con el texto de Eduardo Galeano que me envió hace pocas horas. Saludos a Félix y a todos.
Escribió Galeano:

"Esta civilización, que confunde la cantidad con la calidad, confunde la gordura con la buena alimentación.


Según la revista científica The Lancet, en la última década la "obesidad severa" ha crecido casi un 30 % entre la población joven de los países más desarrollados. Entre los niños norteamericanos, la obesidad aumentó en un 40% en los últimos dieciséis años, según la investigación reciente del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Colorado. El país que inventó las comidas y bebidas light, los diet food y los alimentos fat free, tiene la mayor cantidad de gordos del mundo. El consumidor ejemplar sólo se baja del automóvil para trabajar y para mirar televisión. Sentado ante la pantalla chica, pasa cuatro horas diarias devorando comida de plástico.


Triunfa la basura disfrazada de comida: Esta industria está conquistando los paladares del mundo y está haciendo trizas las tradiciones de la cocina local. Las costumbres del buen comer, que vienen de lejos, tienen, en algunos países, miles de años de refinamiento y diversidad, y son un patrimonio colectivo que de alguna manera está en los fogones de todos y no sólo en la mesa de los ricos. Esas tradiciones, esas señas de identidad cultural, esas fiestas de la vida, están siendo apabulladas, de manera fulminante, por la imposición del saber químico y único: la globalización de la hamburguesa, la dictadura de la fast food. La plastificación de la comida en escala mundial, obra de McDonald's, Burger King y otras fábricas, viola exitosamente el derecho a la autodeterminación de la cocina: sagrado derecho, porque en la boca tiene el alma una de sus puertas.


[...]"

10 comentarios:

Sumito dijo...

¡Al fin! ... Bienvenidos son de nuevo tus maravillosos posts.

Sumo

manuel allue dijo...

Me alegro de que volvais a estar aquí. Hablando por una de esas puertas del alma.

Abrazos.

Biscuter dijo...

Gracias amigos por el amable recibimiento. Poco a poco me ir� reincorporando...

Sumito, te envi� un correo, por los excelentes art�culos de La India.

Abrazos a ambos

Anónimo dijo...

Magnífica entrada para un retorno tan esperado. El problema de la obesidad está, irónicamente, ligado al de la pobreza; pero no sólo a la pobreza monetaria, si no también al empobrecimiento cultural. Otros países poseen mayor parte de su población en estado de obesidad, pero el epicentro está al norte, donde se ensaya y se modela una forma de invasión por el estómago que elimina buena parte de lo diverso, de lo propio; suplantándolo por sucedáneos que darían pesadillas a Huxley.
Se nos pasó por alto a los lectores, tal vez por no querer publicar comentarios en mensajes* antiguos; que esta ventana ya cumplió tres años de publicaciones. Que sean muchos años más y otros tantos (y sabrosos)textos.
Oswaldo Parra

el pingüe gourmet dijo...

¡Qué grande que volviste!. La blogosfera gastronómica se ve enriquecida....

Roberto

Maru dijo...

Creo que la oferta culinaria local (al menos, en nuestro país) en su mayoría no compite con los parámetros sanitarios, el servicio y los bajos precios de estos establecimientos, aunque no sean nada saludables. Qué bueno que están de vuelta! Sds.

Antonio Gámez dijo...

Que bien, bienvenido... Biscuter un gusto... hoy justo le comentaba a Cuchi que había conseguido unos cyber cauchos para quemarlos en la autopista de la información en protesta por tu ausencia. Que buen lunes este.

Un abrazo

Anónimo dijo...

como le puedo escribir un correo, es relacion a la universidad de yacambu por que quiero mas informacion, gracias y excelente su blog

Anónimo dijo...

"la oferta culinaria local... no compite con los parámetros sanitarios,... de estos establecimientos aunque no sean nada saludables"
Esto es un error conceptual, sanitario y saludable son mutuos.
Problemas sanitarios hay en cualquier tipo de establecimiento, pero en los de comida rápida hay más riesgos químicos.

Andrea y Pierre dijo...

Bienvenido! un placer leer tu rincon, me alegra este regreso;
Yo cuando fui a mi ciudad natal en Argentina me quede sorprendida de que la gente cocina cada vez menos, y los platos se vuelven siempre los mismos, una lastima!

Un abrazo,
andrea