domingo, agosto 19, 2012

UN CALDER PARA LOTA Y BISHOP

CALDER. Peineta 

La vio llegar a la casa de Samambaia, después de una agónica jornada. Miró en su pelo el brillo fugaz de las estrellas y guardó esa imagen para siempre. En sus manos tomó la peineta de Calder que Lota llevaba en sus cabellos. Aspiró su olor y la invitó a la mesa. Se abrazaron.
“Cookie” (Bishop) había preparado calabacines y lomo de cerdo con manzanas verdes. Se amaron esa noche oyendo un concierto de Lota para lluvia y techo. 

No hay comentarios.: