domingo, enero 20, 2013

LAS RAMAS

Claude Monet

Ocho versos para sentir que la belleza del mundo nos toca cuando pasa. Son de Alberti, que siempre me emociona con sus álamos. Habrá quien los encuentre simples o banales. Yo los disfruto en este instante.  

Pienso como Housman: cuando se bebe un Barolo stravecchio en Turín, para qué pensar en borgoñas nobles y lejanos.  

Ahí van estos enigmas, viejos dioses vegetales: 

¿De quién es esa voz,
esas ramas que pasan sin pararse? 


De los álamos tienen
el tiemblo, y el silbido de los sauces. 


¿Adónde irán, perdidas,
cantando, ciegas, sin mirar a nadie? 


Van a la mar, al mar. Si no volvieran,
es que quieren quedarse. 

RAFAEL ALBERTI

1 comentario:

morama dijo...

Hace tiempo lo había leído. Me fui pensando. Hoy lo vuelvo a leer y sigue, tan fresco como esas "ramas que pasan sin pararse"...como una "varilla seca que florece de pronto al lado del agua que comienza su despertar"...
¿Por què estoy triste?...