jueves, mayo 12, 2005

Arzak y Subijana por la gastronomía en los liceos

Nos parece de mucho interés esta nota que hemos leído en la página de Alberto Soria. Los temas: el derecho de todos a la información plena y veraz en materia alimentaria y la indispensable educación gastronómica en nuestros centros de enseñanza. Transcribo el artículo:

Cocineros europeos exigen información y educación

Setenta cocineros con fama en Europa anunciaron que no utilizarán productos transgénicos en los platos que elaboran para casi 4.000 restaurantes, y pidieron que la gastronomía se enseñe en el bachillerato.
Reunidos en Panticosa (provincia de Huesca, España) los cocineros de “Euro-Toques Internacional” proclamaron además que defenderán los productos elaborados artesanalmente y los derechos del consumidor a recibir información del proceso empleado en su producción.
Los cocineros de Euro-Toques (el gorro blanco del cocinero) se rebelaron contra la asfixia económica que amenaza a los productos artesanos.

Sometidos a regulaciones por la Unión Europea y una competencia feroz ante la importación masiva de productos de bajo precio elaborados industrialmente, los artesanos están desapareciendo de las cocinas y de los supermercados. Los cocineros asociados a la organización anunciaron además que instarán a las autoridades europeas a que exijan a las empresas que incluyan información sobre la manipulación genética de los productos que venden.

Los anuncios se conocieron por una conferencia de prensa dada por el presidente de la organización, el famoso cocinero español Pedro Subijana y el representante de la organización en España, Juan María Arzak. Subijana y Arzak, ambos líderes nacionales, gozan además del reconocimiento internacional con dos y tres estrellas de la Guía Michelin respectivamente.

Arzak explicó que “no tenemos fundamentos para decir que los transgénicos son malos. Tampoco la Organización Mundial de la Salud (OMS) se ha pronunciado al respecto, pero nosotros no los utilizaremos y creemos por tanto que la Unión Europea tiene que obligar a las empresas a que adviertan a los consumidores en los envases sobre la manipulación genética”.El cocinero vasco destacó que en la actualidad los intereses económicos internacionales “van en contra” del equilibrio dietético y ponen en situación de riesgo la elaboración de productos artesanos. Subijana por su parte recalcó en el interés de Euro-Toques en “favorecer el consumo de productos de temporada a fin de favorecer la calidad”. Reclamó además como una necesidad urgente y evidente “la inclusión de la gastronomía como enseñanza reglamentada en los estudios de bachiller de los alumnos europeos”. Subijana destacó que las iniciativas de la organización, fundada en 1987 a instancias del ex presidente de la Comisión Europea Jacques Delors para la defensa de los productos artesanales, eran atendidas de una forma creciente por parte de la burocracia europea, aunque lamentó al mismo tiempo “la ausencia de resultados concretos”.

Ante la visibilidad social que estos cocineros poseen y la fuerza que significan los miles de restaurantes asociados a Euro-toques, se espera que los políticos y las autoridades comunitarias, reaccionen.

Alberto Soria

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Saludos Sra. Biscuter,

Yo no entiendo mucho de esos Transgénicos o como se llamen pero mi tía Fidelina dice que siempre serán mejores los productos de doña natura. ¿Y será posible que lo de la cocina en las escuelas lo hagan aquí también?. Imagínese usted en ese caso yo no estaría trabajando con mi tía y reuniendo para irme a estudiar cocina a Caracas. Gracias por su tiempo

Br. Sansón Carrasco

Intheflesh dijo...

Amigo Sansón, te aseguro que tienes algunas excelentes y tan o mejores escuelas de cocina más cerca de lo que te imaginas. La UNEY es un ejemplo, acércate a San Felipe y verás como te enamoras de la cocina que allí hacen.

Oswaldo Parra dijo...

Razones tiene arzak para recelar, aun cuando no diga que los alimentos transgénicos (o modificados genéticamente, que no es lo mismo) son malos. Pero aun no se demuestra que no lo sean, para la salud, el ambiente o la economía de los pueblos.
Mantener la diversidad de los productos de la tierra es además una excelente alternativa para brindar variedad a los consumidores, para que puedan tener libertades: económica, de comer lo que deseen y de mantener sus tradiciones.
Enseñar Gastronomía puede ser una excelente alternativa para que los países no petroleros (y los que un día dejaremos de serlo) podamos ofrecer más de nosotros al mundo.
Saludos.

Altazor dijo...

Totalmente de acuerdo con Oswaldo.