jueves, agosto 31, 2006

La encuesta Pomés (VII) y una canción de Serrat


Capea en la Algaba. Leopoldo Pomés

Tenía que ser una serratiana como María Verónica Atencio la que recordara algo en lo que ni Cuchi ni el Turco (serratianos absolutos) habían reparado: el Pomés de esta encuesta no es otro que el mismo fotógrafo a quien Serrat en Conillet de vellut se había propuesto superar en menos de un mes. Serrat es, por cierto, uno de los encuestados por Leopoldo Pomés. De sus preferencias me agradó la mención del agua como bebida sola ("Tiene poco misterio, pero me encanta") . Otra de ellas despertó en mí un interés enorme por ir a probar "el ojo de bife que hace mi amigo Hugo en su restaurante La Brigada en Buenos Aires."

Bueno. Lo cierto es que ahora estoy oyendo la emblemática y magnífica canción de Serrat para alegrar con su desenfado y picardía este post. En este momento nos dice:

"i m`he comprat el llibre `La fotografia és un art`
I abans d`un mes
seré millor que en Pomés".

Paso a copiar las respuestas más recientes:

Joaquín Marta Sosa:
Va de seguidas mi respuesta a una pregunta que resulta tan suculenta que ella misma nos hace agua la boca:

1/ para comenzar, el desayuno, una tortilla de patatas a la española;
2/ y culminarlo con un yogourt de arándanos;
3/ para seguir, el almuerzo, una buena ración de jamón ibérico, pero el de Guijuelo;
4/ rociarlo con una copa de Oporto, pero Lacrima Cristi de 50 años;
5/ después se puede intentar una sopa de lentejas, con sus "sacramentos", es decir, dados de jamón, rodajitas de chorizo, y una buena rociada, en el plato ya servido, con oliva extra virgen;
6/ una potente dorada a la sal, sal gorda, cocinada al horno y envuelta en papel de aluminio;
7/ bien rociada con un Berceo reserva, mejor del 92;
8/ y si se tercia, pues un buen helado de chocolate con delicados trocitos de nueces;
9/ si se cena, que sea un plato con trozos de bacalao a la portuguesa ("iscas de bacalao" lo llaman), es decir, asado a la brasa y con un pequeño rocío, antes de comer, de aceite de oliva;
10/ y si fuimos hasta la madrugada, pues una portentosa arepa rellena con queso amarillo rayado, espolvoreado de queso blanco y con una o dos buenas lonjas de mortadela.

Este sería el más feliz de mis días gastronómicos y, acaso, anímico; huelga decir que nunca lo he disfrutado, es una quimera, como el Norte del poema de Leo, y que, dados mis años, creo que nunca podré disfrutar; pero las mejores cosas son, siempre, las que hemos querido hacer (comer, beber, en este caso) y no nos ha sido posible; la realidad, en efecto, suele malparar a la imaginación...

(Joaquín Marta Sosa: Poeta. Ensayista. Es uno de los intelectuales venezolanos que más aprecio y respeto. Actualmente vive en España. Su lista es una jornada gastronómica completa: la vuelta al día en diez platos placenteros. Como Joaquín es, además, un excelente conversador, estoy seguro de que muchos de sus amigos, sin pensarlo dos veces, nos anotaríamos para acompañarlo en ese divertido viaje).

Martín Castillo Morales:
1. Foi gras, desde el más barato al más caro.
2. Langosta en Barbados.
3. Muslo de pollo frito.
4. Nata dulce de Argentina.
5. Carnes y pescados crudos: carpaccios (sobre todo uno que comí en Barbados con lonjas de carne gruesas), ceviches, comida japonesa y la carne árabe cruda que me dirán ustedes cuál es la manera correcta de decirla en español.
6. Desayuno inglés.
7. Gazpacho.
8. Huevos preparados de cualquier manera.
9. Un buen corte de carne a la parrilla, término medio tirando a crudo, en Buenos Aires, o como el que nos dieron aquella vez a mi papá y a mí en Tarzilandia.
11.Dimetap.

Otra de Martín:

1. La pasta a la carbonara de mi papá.
2. El muchacho a la vinagreta de mi mamá.
3. El fororo de mi abuela Gladis.
4. Las tostadas francesas de mi mamá.
5. La mayonesa y los sánduches de miga de Elsa.
6. El lomo de cochino que hace mi mamá en diciembre, sobre todo las papas y cebollitas que hornea con él.
7. Las patatas con chorizo de Nacho.
8. Los sánduches mexicanos de mi mamá.
9. Las empanadas argentinas de Mari.
10. Las salsas de mi mamá: bearnesa, alioli, guacamole, vinagreta, rosada...y las que nos preparaba a Eckar, a Chalo y a mí para los fondues del 11 de septiembre.

(Martín Castillo Morales: Fotógrafo. No puedo hablar mucho de él, aunque soy una de las personas que más sabe de Martín, de su obra y de sus gustos. Soy sencillamente un padre orgulloso. Interesados curiosear en este blog: http://meestanestresando.blogspot.com).

Julio Bolívar:

Los platos o la comida son recuerdos y la experiencia de la felicidad, por eso haré una lista de momentos personales y familiares; algunos diarios y otros ya distantes que son sustituidos por copias que nos traen la nostalgia todos los días. Paso a contar:

1. La torta de naranja que hacía mi madre cada domingo. Todavía siento el aroma de la naranja en las tardes de todos mis domingos, cuando mi mujer hace la torta semanal.
2. Nada como las caraotas en casa mi abuela Rafaela, plato indispensable en la mesa de mi casa. Las volví a sentir en Humocaro Alto acompañado del fotógrafo "Rafa" Guillén. Puedo comerla todos los días y no me aburren.
3. En ningún lugar de la tierra podemos encontrar las arepas del "Tiuna", de Barquismeto. Irrepetibles.
4. El conejo al salmorejo de "Las Breñas" en Quibor acompañado de una tira de queso de crineja, gratinado con orégano . Se come una vez y no se olvida. No puedo ir todos los días a Quibor, por eso como el queso de crineja.
5.El dulce de lechoza de San Juan en la Isla de Margarita, es como una religión, lo venden embutidos en latas de leche que la conservan mejor que en otro envase, recuerda a las lonjas grandes y gordas que mi madre serenaba en diciembre.
6. El arroz en todas sus aplicaciones. No importa. Blanco, con carmencita, con azafrán, con leche, asopado, en paella, en el pabellón, al lado de un asado negro, etc...
7. El jugo de durazno. Trae el amor despues del amor.
8. El pollo sabroso de "Pollo Sabroso" de Barquismeto. Si lo asan fuera de las fronteras de Lara, no sabe igual.
9. Todos los quesos del mundo, sin vinos, con vinos, como sea.
10. Los tequeños de Maracaibo, pero sin salsa de tomate, los prefiero con papelón caliente, o solos.

(Julio Bolívar: Poeta, ensayista y editor. Fue hasta hace poco Director Editorial de la Biblioteca Ayacucho. Tal vez su gusto por la buena mesa influyó en el hecho de que uno de sus hijos escogiera como profesión la de cocinero. De lo que sí estoy seguro es que Julio disfruta de esa escogencia).

Alejandro López Fenner:

Me pusieron a pensar un poquito...... pero aquí va un primer intento (ojo, no está en órden):

1. Los riñones que hace mi mamá.
2. Un salmón del Pacífico preparado por mi hermano (gastrónomo serio) Julio.
3. Un curanto chileno con mucho marisco, pescado y cochinito y otros manjares.
4. Una arepa rellena con chiguire, como lo hace mi suegra, María Luisa.
5. Un buen asado negro.
6. Una ginebra con agua kina.
7. Un vino tinto de Cousiño-Macul. Antiguas reservas.
8. El carato de mango.
9. El bienmesabe.
10. La conserva de toronja.

(Alejandro López Fenner. Chileno. Profesor. Residió durante más de una década en Estados Unidos. Actualmente vive en Venezuela. Es profesor de Inglés y Coordinador del Centro de Estudios de la Hospitalidad y el Turismo. (G)astrónomo aficionado).

Jordi Miró Bruix:

1. Tortilla de patatas de Mari, la mujer que lleva 30 años trabajando en casa.
2. Un bocadillo de calamares.
3. El pà amb tomàquet (pan con tomate) con aceite de oliva, sal y fuet o salchichón de Vic (la ciudad donde vive gran parte de mi familia)
4. Rissoto de hongos.
5. Jamón de bellotas...un placer de los dioses.
6. Los arroces de mi abuela.
7. Las setas del Cisne Azul.
8. El suflé de parchita de Santi Santamaría
9. Las sardinas ahumadas de Sergi Arola
10. Las lentejas de Mari.


(Jordi Miró Bruix es físico, pero no ejerce como tal . Se dedica a las nuevas teconologías. Vive en Caracas desde hace poco más de un año. Su escogencia número tres aumenta la puntuación para el pan con tomate. ¡Viva el pà amb tomàquet!. El blog de Jordi: http://elblogdejordi.blogspot.com/).

6 comentarios:

Edelweiss dijo...

Bueno, yo también hice mi lista...es difícil aunque uno no coma "de todo" y tenga un repertorio de gustos, medio reducido...ahí va:

1. Pasticho de mi mamá
2. Los pastelitos de queso de La Magestic que por 25 años me han sabido exactamente igual.
3. Paella o risotto de mariscos...cualquier combinación de arroz-mariscos siempre es buena.
4. Mostaza con lo que sea....hasta con plátano.
5. La sopa de fideos de mi abuela Dari, la única sopa que me gusta.
6. El banana roll del hotel Payara de Acarigua (sí, en Acarigua hacen- o hacían?-) el mejor banana roll
7. El zuyuk con labne de Soha
8. Jamón serrano y mucha anchoa en la pizza (este es un 2 X 1)
9. Ovejo del que hacen en Las Veras, el restaurant de Los Cuello
10. El Bom Bom de Tío Rico en sus viejos tiempos y el chocolate Baby Ruth (otro 2 X 1)

..Como todo el mundo hace una excepción y cuenta más de 10, y como todo el que conoce a Cuchi, sucumbe ante su sazón, añadiré para finalizar el Chudney de mango del que una vez me regaló un pote en Salsipuedes y me lo comí solita!!....exquisito

A**

Edelweiss dijo...

..Corrijo..Zoha...con Z es el del labne...

Tecnorrante dijo...

Otra lista tardía pero puede que igual de válida, pues son platos que todos los panas saben que hacen que se me vayan los ojos cuando los mencionan o me pasan por un lado:

1. Pollo en leche, un extraño plato que sólo le conozco a mi mamá y que también aprendí a preparar desde que me fui de Barinas.
2. Pizza de prosciuto crudo, sobretodo en el Avanti.
3. Ensalada de corazón de lechuga con salsa Roquefort, como la que conocí en El Alazán.
4. Nutella con cualquier cosa, como por ejemplo las crepes con Nutella o los wafles con Nutella. Nutella con Nutella.
5. Cotufas. Hay ocasiones que incluso ceno con una paila de cotufas solamente. Por cierto que el sonido de las cotufas reventando en el microondas o en el caldero ya me hace agua la boca.
6. El sencillo pero honorable vino tinto de Viña Altagracia. Por supuesto cualquier vino tinto o blanco que esté bueno, como el Caballo Loco No. 7 que me regalaron y no he ido a buscar.
7. Jugo de lechosa.
8. Las empanadas de camarones que venden en Clarines, exageradamente buenas.
9. Los camarones en cualquier presentación. Aprendí a preparar un chupe (coincido con quien dijo que no hay que decir chupe de camarones, pues sería como decir vino de uvas) que he ido perfeccionando con el tiempo, pero que reconozco que le falta todavía, aunque me gusta un montón. Ceviche de camarones.
10. Ceviche de cualquiera de los pescados con que lo preparan, y desde que conocí Lima, el Tiradito en tres salsas de Rocoto (obviando la Inca Cola que me parece terrible).

---

Demasiado buena está quedando esta encuesta, por eso...

Salud, y mucho vino!

Biscuter dijo...

Gracias Edelweiss y Tecnorrante por sus respuestas. Tecnorrante ya lleva dos.

Pronto las colgaremos con el comentario correspondiente, así como dos que acaban de llegar también: la de Inés Peña Madrid y la de Osmany Barreto.

Saludos.

Jordi dijo...

el pà amb tomàquet es algo que me trastorna. Gracias por publicarme.

Consuelo dijo...

Aja se pueden hacer mas listas ? jajaja

Es que mientras mas leo, mas me doy cuenta que deje un monton por afuera y los caprichos no los inclui, como las arepas de chicharon que me daban de antojo mientras estaba embarazada, las fresas con crema, el pollo en todas sus formas, el agua de panela y agua miel, las sardinitas fritas tostaditas ....

Lo que haré sera mi lista personal...y asi no me quedo con las ganas de enumerarlos jejej